Authentically British
Absolutely International
Hurlingham 1875 Our Story

El Deporte Que No Tenía Reglas

El polo es un deporte fascinante. Nadie sabe muy bien quién lo inventó, pero es muy probable que haya surgido entre los hombres de las tribus nómades de Asia Central, quienes honraban la habilidades ecuestres y de combate jugando algo muy parecido al polo.

Se sabe que en el Imperio Persa del Rey Dario I, alrededor del siglo 6to antes de Cristo, más de 2.500 años atrás, equipos con muchos jinetes y pocas reglas ya lo jugaban.

Desde Persia, el deporte primero migró a Arabia y al Tibet (‘polo’ es un anglicismo para la palabra tibetana ‘pelota’), y luego a la India, China y Japon. Lo jugaban reyes y reinas. Un emperador de la India perdió su vida al jugarlo, y el último Shogun de Japon se apasionaba por este juego.

En 1850 un grupo de británicos plantadores de té, descubre esta práctica en Manipur, un estado principesco en la frontera con Birmania, y fundan el primer club de polo en Silchar, cerca de Assam.

El club activo más viejo del mundo, el Calcutta Polo Club, se estableció en 1863, mientras que el Malta Polo Club fue fundado en 1868, por oficiales británicos que hacían una parada allí antes de regresar a sus hogares desde la India.

En 1869 el Capitan Edward “Chicken” Hartopp del 10mo regimiento de los Royal Hussars, leyó sobre el juego en la revista “The Field” y con sus oficiales camaradas organizó contra un equipo del 9no de los Lancers, el primer partido jugado en Inglaterra.

Los primeros Lifeguards y los Royal House Guards rápidamente incorporaron este nuevo deporte, “hockey a caballo”. Y el resto, como dicen, es historia.

 

Vintage Hurlingham 1875

La Asociación Que Las Escribió

Para el primer partido de polo entre los 10mos Hussars y los 9nos Lancers, rápidamente se establecieron diez reglas básicas. Sin embargo, no fue hasta 1875, en que Hurlingham se convirtió en la sede del polo, que el Hurlingham Polo Committee elaboró una serie de reglas para proteger los intereses del deporte, los jugadores y los caballos.

Ese mismo año los colonos británicos organizaron el primer partido en Argentina. Luego, en 1876, el Teniente Coronel Thomas St. Quintin llevó el deporte a Australia. Y el editor y excéntrico James Gordon Bennett Jr., quien habría visto un partido en Hurlingham, lo introdujo en Estados Unidos de America.

Actualmente el polo se juega en 77 países en todo el mundo, desde Estados Unidos, Latinoamérica y el Caribe hasta Europa, Medio Oriente, India, Sudeste asiático, China, Australia y Nueva Zelanda.

De ellos, un total de 38 países están afiliados a la Hurlingham Polo Association (HPA), que también trabaja junto con la Asociación Argentina de Polo, la United States Polo Association y la Federación Internacional de Polo.

La HPA, como es conocida en el mundo del polo, esta registrada como una compañía sin fines de lucro, que además de controlar el deporte, es responsable por el entrenamiento de los teams nacionales ingleses en todos los niveles así como del desarrollo de jóvenes jugadores desde los nueve años de edad.

Durante los últimos 14 años, la HPA ha donado £1.5 millones a la Polo Charity, institución que provee apoyo para los jugadores heridos, el desarrollo de los jugadores y el bienestar de los ponies.

En estos 140 años en que el deporte se reguló, la HPA ha visto como el juego conocido como “hockey a caballo” creció para convertirse en una élite, querido y apoyado como deporte internacional.

 

Our Story Hurlingham Polo 1875